El privilegio de mandar

Entre políticos podemos despedazarnos pero jamás nos haremos daño. La silla presidencial está en juego y ellos sólo buscan el privilegio de mandar. Ven a reírte de los que se ríen de nosotros.



<- Volver